1.-Cosido con telas de araña
2.-Hallados fósiles de un paleolago de 11 millones de años
3.-La invasión de las hormigas carnívoras       
4.-300 billones de hijos
5.-Descubiertos varios ejemplares de lo que podría constituir un nuevo orden de insectos

Cosido con telas de araña

      Aveces los mejores materiales no salen de los laboratorios sino de la propia naturaleza. Por ejemplo, las arañas segregan un hilo de seda muy especial, con el que construyen sus telas, que tienen cualidades inmejorables en medicina. ¿Cómo? Si te has hecho alguna vez una gran herida o te han operado te habrán puesto <<puntos>>, que es como coser las dos partes de la herida para que se cierre. Lo malo es que los <<puntos>> hay que quitarlos después y aveces es muy doloroso. Esto se puede evitar con la seda de las arañas, ya que, aunque es muy fuerte y resistente, se disuelve con el tiempo ella sola. Por eso mismo es muy útil para ligaduras internas, como unir tendones ligamentos rotos.

Hallados fósiles de un paleolago de 11 millones de años.
26/IX/2001.

      Se han localizado dientes de cocodrilos, caracoles acuáticos y plumas de aves.
      Un equipo de paleontomólogos de la Facultad de Biología de Valencia ha localizado en Bicorp, en un lugar que llegó a estar ocupado por un lago de agua salada, un depósito de restos fósiles de insectos, peces y plantas de hace 11 millones de años. Además, se han localizado dientes de cocodrilos, caracoles acuáticos, plumas de aves y mosquitos quironómidos, moscas, hormigas aladas e incluso un raro "chinche de encaje". El equipo de paleontomólogos dirigido por el profesor Enrique Peñalver ha trabajado en los últimos años en el yacimiento de Bicorp, localidad situada en la comarca de la Canal de Navarrés, a 100 kilómetros de Valencia, y conocida por sus pinturas rupestres y poblados de la Edad de Bronce. Peñalver considera que el afloramiento de Bicorp puede considerarse uno de los más importantes del periodo Mioceno en toda Europa. En dichos depósitos rocosos se encuentra una rara roca finamente laminada que se formó en el fondo del antiguo lago y en ella se contienen numerosos fósiles de animales y plantas. Peñalver recordó que este yacimiento fue prospectado en 1999 y que allí se obtuvieron un gran número de fósiles, principalmente de insectos.

Una excavación anterior.

      En septiembre de 2000 se realizó ya una importante excavación paleontológica en el afloramiento "Venus". En dicha excavación se acometió previamente un minucioso estudio de los diferentes estratos del afloramiento y de este modo se pudieron situar los fósiles que se obtenían en los diferentes estratos, lo cual permitía contar con un registro temporal de los fósiles. Los resultados de la excavación han sido "asombrosos" a juicio de Peñalver, quien recordó que se han obtenido más de 1.400 ejemplares de insectos, hojas, peces, plumas de ave y caracoles acuáticos, que se encuentran depositados en el Museo de Geología de la Universidad de Valencia..

http://ElMundo.es

[Volver al principio]

La invasión de las hormigas carnívoras

      En 1930, una decena de hormigas rojas suramericanas se colaron en un barco Argentino y desembarcaron en Alabama (Estados unidos).Desde en entonces se han multiplicado y se han extendido por seis estados, avanzando cada año50 km. Lo peor es que son hormigas carnívoras, capaces de dañar todo tipo de animales y, por tanto, el ganado. Por eso cada año producen daños valorados en mil millones de dólares. En su ambiente natural, en Argentina, Brasil y Paraguay , no suponen ningún problema porque existen otros animales que se las comen y controlan así su población

300 billones de hijos

      Son los que tienen cada año las parejas de moscas, aunque la mayor parte de ellos no lleguen a nacer. Menos mal que no tienen que cuidar de ellos, porque no les daría tiempo a contarlos. Pero las moscas no son los animales más prolíficos, al menos por el peso total de su descendencia. Este récord se lo lleva el pulgón, que se reduce muy rápidamente. El peso de los descendientes de una sola pareja en un año puede llegar a 822 millones de toneladas: ¡dos veces el peso total de la humanidad entera! Por fortuna, su tasa de mortalidad es muy alta y su población se mantiene más o menos estable.

Descubiertos varios ejemplares de lo que podría constituir un nuevo orden de insectos

      La última expedición a las montañas de Branderberg en Namibia ha permitido obtener vivos diversos ejemplares de insectos cuyas características morfológicas inducen a pensar en su pertenencia a un nuevo orden de insectos, descrito por primera vez en el 2001 a partir de ejemplares fósiles, y cuyos representantes se creían ya extinguidos.

Las primeras pistas: el estudio de fósiles en ambar.

      A pesar de que los insectos cuentan con recubrimientos más o menos quitinizados que permiten su fosilización bajo determinadas condiciones, el análisis de los ejemplares conservados en resinas fósiles es un recurso de excepcional valor para el estudio de su evolución.

     El examen de diferentes ejemplares de insectos fósiles incluídos en ámbar procedentes del Instituto de Geología y Paleontología de la Universidad de Hamburgo, del Instituto Paleontológico del Museo de Historia Natural de Berlin, y de diferentes colecciones privadas llevó al entomólogo Oliver Zompro, especialista en fásmidos (o "insectos palo"), a considerar la existencia de un orden ya extinto de insectos que no podía incluirse dentro de los actualmente conocidos, aunque con ciertas similitudes con algunos de los órdenes ortopteroides, como Mantodea (mantis), y especialmente Grylloblatida (grilloblátidos o grillos topo) y Phasmatodea (fásmidos).

     Sin embargo, las diferencias frente a los grupos anteriores (por ejemplo, frente a fásmidos y grilloblátidos, presentan un aparato masticador hipognato en el que las piezas bucales se situan en posición inferior al resto de la cabeza) le hicieron pensar en la posibilidad de un nuevo grupo de insectos.

     Resulta interesante señalar en este punto el artículo publicado en 1997 por Antonio Arillo, Vicente M. Ortuño y André Nel en el Boletín de la Sociedad Entomológica de Francia bajo el título "Descripción de un enigmático insecto en ámbar Báltico", en el que después de analizar uno de los ejemplares posteriormente recogidos en los trabajos de Zompro, no pueden asignarlo a ninguno de los órdenes de insectos conocidos. En ese mismo año, el Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa (SEA) recoge una reseña sobre dicho trabajo, en el que los autores van algo más lejos llegando incluso a insinuar la hipótesis de que fuese en realidad un ejemplar perteneciente a un nuevo orden de insectos.

(Ver Arillo, A., Ortuño, V.M., Nel, A. 1997. "Description of an enigmatic insect from Baltic amber". Bulletin de la Société Entomologique de France 102(1): 11-14).

Los ejemplares de Namibia (1909) y Tanzania (1950).

      Durante una visita al Museo Bitánico de Historia Natural de Londres, O.Zompro pudo ver que entre los ejemplares de su colección existía un ejemplar macho recolectado en Tanzania durante 1950 el cual presentaba grandes semejanzas con el ejemplar, también macho, perteneciente a la colección privada de Friedrich Kernegger (de ahí el epíteto específico que recibió la especie posteriormente descrita), contenido en una pieza de ámbar del Báltico de 45 millones de años de antigüedad.

      O.Zompro encontró otro ejemplar similar examinando las colecciones del Museo de Historia Natural de Berlín. En este caso se trataba de una hembra catalogada como un fásmido sin identificar, procedente de Namibia y recolectada en 1909.

     Los análisis de estos revelaron posteriormente que contenían fragmentos de cutículas de artrópodos en su aparato digestivo, lo cual indicaba que se trata de animales depredadores (lo que los diferenciaría también de los fásmidos actuales, no carnívoros). El estudio en profundidad de ambos animales, realizado por O. Zompro y Joachim Adis, del Instituto Max-Planck de Limnología en Plön (Alemania) junto con Klaus-Dieter Klass y el Niels Peder Kristensen, ambos del Museo Zoológico de Copenhagen (Dinamarca) revelaron que los ejemplares recogidos durante el pasado siglo guardaban una relación más estrecha entre sí que con los ejemplares fosilizados en ámbar, aunque su afinidad con este era indiscutible.

      Las conclusiones de dicho análisis han sido publicadas en la revista Science en su edición del 18 de abril del 2002, en un informe que puede consultarse a través de Science Express:  
"Mantophasmatodea: A New Insect Order with Extant Members in the Afrotropics"
Klaus-D. Klass, Oliver Zompro, Niels P. Kristensen y Joachim Adis. Publicado online el 18 abril 2002; 10.1126/science.1069397. Science Express Reports.
Puede encontrarse también en http://entomologia.rediris.es/mantophasmatodea/index.htm)

      La expedición fue organizada por el Instituto Max Plank de Limnología en Plön (Alemania) y el Museo Nacional de Namibia, participando también la organización Conservation International y

El descubrimiento de insectos vivos.

     Tras la sorpresa por el descubrimiento de los ejemplares contemporaneos pertenecientes a las colecciones de los museos de historia natural de Londres y Berlin, se decidió enviar una circular con imágenes a diversas instituciones para preguntar por la existencia de algún insecto, posiblemente sin determinar, de características similares.

      Eugene Marais, responsable de las colecciones entomológicas del Museo Nacional de Namibia en Windhoek, respondió comunicando que no sólo podía facilitarle ejemplares de características similares, sino que sabía dónde podían recolectarse actualmente.

      De esta forma se organizó una expedición a las montañas de Brandberg, una formación granítica de unos 120 millones de años de antigüedad y de perímetro elíptico de 25 x 30 kilómetros, situadas en la provincia de Erongo (Namibia).

      Estas montañas destacan elevándose notablemente sobre el terreno circundante en muchos kilómetros a la redonda, y poseen el pico más elevado de Namibia, el Mt. Königstein (o "King's Rock"), de 2574 m.

     La recolección de diversos ejemplares se realizó en marzo del 2002, siendo estos trasladados al Instituto de Limnología Max Plack en Plön, para su estudio posterior.

      Dichos insectos recibieron el apodo de "gladiator" debido a que su aspecto recordaba a las protecciones y corazas llevadas por algunos de los actores en la película del mismo nombre dirigida por Ridley Scott.

La propuesta de un nuevo orden de insectos.

      El análisis de los ejemplares procedentes de los museos de historia natural de Londres y Berlín, así como los ejemplares fósiles contenidos en ámbar ha llevado al equipo de J.Adis y O.Zompro a proponer la existencia de un nuevo orden de insectos cuyas características morfológicas les situan dentro del grupo de los insectos ortopteroides. Dicha propuesta se ha visto ahora ampliada con las nuevas especies que resulten descritas a partir de los ejemplares recolectados en Namibia.

(Está previsto que aparezca una descripcióm más detallada de Mantophasmatodea en el número de otoño de "Zoologischer Anzeiger" y a finales de año en "Lehrbuch der Speziellen Zoologie").

Orden Mantophasmatodea Zompro, Klass, Kristensen et Adis, 2002.

(Insectos ápteros. Largas antenas filiformes. 5 tarsos en las patas, que presentan euplantulae. Un par de pequeños cercos al final del abdomen. El nombre del orden se debe a la presencia de patas delanteras prensoras similares a las de los mántidos, y un aspecto que recuerda al de algunas especies de fásmidos).

  • Familia Mantophasmatidae Zompro, Klass, Kristensen et Adis, 2002.
    • Género Raptophasma Zompro, 2001 (†). (Cuerpo de hasta 1,5 cm. Con ojos grandes más altos que la gena y patas sin espinas. Fósiles en ámbar bático).
      • R. kerneggeri Zompro, 2001 (†).
  • Género Mantophasma Zompro, Klass, Kristensen et Adis, 2002. (Cuerpo de hasta 2,5 cm. Ojos de tamaño moderado, patas espinosas).
    • M. subsolana Zompro, Klass, Kristensen et Adis, 2002. (Ejemplar macho recolectado durante 1950 en Tanganica, Tanzania).
    • M. zephyra Zompro, Klass, Kristensen et Adis, 2002. (Ejemplar hembra recolectado durante 1909 en Namibia).
    • Nuevas especies encontradas en Namibia (marzo 2002).       No se excluye que M. subsolana y M. zephyra sean especímenes pertenecientes a la misma especie dado que sus diferencias podrían deberse a dimorfismo sexual, aunque debido a la gran separación geográfica de sus lugares de recolección se presume que son pertenecientes a especies diferentes

Insectos: evolución de las clasificaciones.

      La palabra "insecto" (del latín "insectum" forma neutra de "insectus" que es el participio pasado de "insecare"= dividir en trozos) hace referencia a la organización corporal de estos animales, que presentan el cuerpo dividido en segmentos.

       Podemos describir a los insectos como animales con simetría bilateral y segmentados (con metamerización) dotados de un exoesqueleto que contiene quitina y que poseen apéndices locomotores articulados, lo que les hace estar incluidos en el grupo de los Artrópodos (Arthropoda Siebold et Stannius, 1848). Dentro de este grupo se caracterizan por poseer un sistema nervioso claramente desarrollado, respiración traqueal y por tener en estado adulto el cuerpo dividido en tres zonas diferenciadas (tagmatización):

  • La porción anterior o cabeza (formada por la fusión de 6 segmentos) lleva un par de ojos compuestos (pudiendo también existir ocelos u ojos simples), un par de antenas y tres pares de piezas bucales, auque existen diversas variaciones.
  • La siguiente región o tórax, está formada por tres segmentos (protórax, mesotórax y metatórax) que llevan cada uno de ellos un par de patas, por lo que al grupo de los insectos se le conoce también como hexápodos. En muchos grupos, el segundo y tercer segmento torácicos llevan ademas un par de alas cada uno, aunque estas pueden no existir o estar modificadas.
  • La última región del cuerpo, el abdomen, está formada por 11 segmentos como máximo y está desprovista de patas, aunque en los segmentos finales existen apéndices adaptados a la copulación u ovoposición, contando a veces con un par de apéndices especiales o cercos con funciones táctiles.

Los intentos por organizar la gran biodiversidad de los insectos han tenido que enfrentarse a la dificultad que implica el tratar con el grupo que cuenta con un mayor número de especies conocidas (de las aproximadamente 1 millón y medio de especies que se han descrito, más del 70 por ciento son insectos).

(Ver Diversidad de los insectos, de Juan José de Haro).


      Si bien la consideración de los insectos como grupo es muy antigua, y ya Aristóteles diferenciaba dentro de los animales un grupo al que llamó "Entoma" (proveniente de "entomon" dividido en partes, de en- temnein =cortar) y en el que se incluían los insectos actuales además de otros grupos de artópodos, anélidos y equinodermos, suele considerarse que los sistemas de clasificación modernos comienzan con Linneo (Carl von Linné) y su obra "Systema Naturae" (1735), en la que se recogían los conceptos ya existentes y propuestos por autores precedentes.

(Entre ellos podríamos destacar a Gaspard Bauhin en su obra "Pinax Theatri Botanici" de 1622, John Ray en "Methodus Plantarum Nova" de 1662, Joseph Pitton de Turnefort, especialmente con su obra "Institutiones Rei Herbarie" de 1700, y otros

      Linneo propuso y defendió la actualmente utilizada nomenclatura binomial para nombrar a las especies mediante un nombre genérico y un nombre específico (ambos en latín) para cada una de ellas, además de una serie de categorías para la clasificación de las mismas: Reino, Filum, Clase, Orden, Familia, Género y Especie.

      La décima edición de "Systema Naturae" (1758) se considera el punto de partida de la nomenclatura zoológica actualmente empleada, cuyo último exponente es el Código de Nomenclatura Zoológica

(ver http://www.bornet.es/news/BIOLOGIA_Y_BIOTECNOLOGIA/120100153531.shtml)

La primitiva clasificación dada por Linneo era la siguiente:

4 Alas:
· Superiores crustáceas con unión recta. Ord. Coleoptera: escarabajos.
· Superiores semicrustáceas incumbentes. Ord. Hemiptera: en los que se agrupaban baltoideos (cucarachas), mántidos (mantis), gríllidos (grillos) además de los hoy considerados como hemípteros (chinches y relacionados).
· Todas imbricadas, con escamas. Ord. Lepidoptera: mariposas.
· Todas membranáceas:

o Terminación inerme. Ord. Neuroptera: en la que agrupaba libélulas, efímeras, panorpas (escorpiones volantes) y rafidiópteros etc.
o Terminación aculeada. Ord. Hymenoptera: avispas, abejas y hormigas.


2 Alas y 2 alterios:
· Ord. Diptera: moscas y mosquitos.

Sin alas:
· Ord. Aptera: insectos sin alas, en los que agrupaba tisanuros, termitas, pulgas, piojos además de ácaros, arañas, escorpiones, algunas especies de crustáceos, ciempiés y milpiés.


      Generalmente los sistemas de clasificación se han basado en el número y tipo de alas (Linneo), las piezas bucales (Johann Christian Fabricius, "Systema Entomologica" de 1775) o el tipo de metamorfosis. Fue quizá Pierre André Latreille el primero que realizó una clasificación en la que se consideraban todos esos caracteres en conjunto (quien separó además a crustáceos y arácnidos de los insectos dándoles el estatus de clases independientes, aunque todavía incluía los miriápodos dentro de aquellos).

      Hacia finales del siglo XIX la ideas de Charles Darwin y de Alfred Russell Wallace referentes a la evolución de las especies supusieron la llegada de las clasificaciones en la que se consideraban aspectos filogenéticos, incorporándose el estudio de fósiles que se consideraban como representantes de lineas evolutivas ya extintas pero relacionadas en mayor o menor medida con las especies actuales.

      Las clasificaciones han ido adaptándose a medida que se han descrito nuevas especies, surgiendo la necesidad de adoptar nuevos criterios diferenciales entre los distintos grupos, lo que ha provocado que algunos de ellos fuesen considerados como con identidad taxonómica propia y separados de los grupos en de los que formaban parte.

      Debe considerarse a la taxonomía actual como una ciencia que recibe aportaciones de disciplinas muy diferentes, como la paleontología, bioquímica o genética, gracias a las cuales las clasificaciones, lejos de constituir entidades cerradas, son revisadas constantemente.

      La taxonomía de insectos, como no podría ser de otra manera debido a la gran diversidad de especies que el grupo engloba, es por tanto una disciplina en continua evolución. Sin embargo, no es actualmente frecuente el descubrimiento de un nuevo grupo con características lo suficientemente diferenciales como para constituirse en un nuevo taxón de la magnitud de Orden, sino que es más frecuente la reclasificación de grupos ya conocidos.

     Así, E.M. Walker describió en 1914 lo que él consideraba una nueva especie de Ortoptera que por sus características creía además perteneciente a un género por aquel entonces nuevo y a su vez a una nueva familia de insectos: Fam.Grylloblattidae. Sin embargo, las clasificaciones actuales suelen considerar a los mismos como merecedores de la categoría de orden (Ord.Grylloblattodea, = Ord.Notoptera) mientras que para otros autores se trata de un suborden incluído en estos.

(Walker, E.M. 1914. "A new species of Orthoptera forming a new genus and family". Can. Ent., 46:93-99)

      Otras especies han supuesto la descripción de un nuevo orden, al tratarse de insectos con características lo suficientemente diferenciales respecto a los grupos descritos, como ocurrió con el Ord. Zoraptera.

(Silvestri F. 1913. "Descrizione di un nuovo ordine di insetti". Bolletino del Laboratorio di Zoologia Generale e Agraria della R. Scuola Superiore d'Agricoltura in Portici 7:193-209)


      Si tradicionalmente las clasificaciones han recogido tanto el término Hexapoda como el de Insecta para referirse al mismo grupo de animales, en la actualidad son cada vez más las clasificaciones que consideran al conjunto de los Hexapoda como un grupo polifilético, es decir, con orígenes evolutivos lo suficientemente separados en algunos de sus grupos como para que en vez de estar agrupados bajo una misma clase, se encuentren en varias.

      Una de las posibles clasificaciones es la siguiente:
(Ver Clasificación de los artrópodos, revisada por Miguel Angel Alonso Zarazaga).

  • Supercl. Insecta Linnaeus, 1758
    • Cl. Diplurata Boudreaux, 1979
      • Ord. Diplura Börner, 1904
    • Cl. Collembola Lubbock, 1870
      • Ord. Poduromorpha Börner, 1913
      • Ord. Entomobryomorpha Börner, 1913
      • Ord. Neelipleona Massoud, 1971
      • Ord. Symphipleona Börner, 1901
    • Cl. Myrientomata Berlese, 1909
      • Ord. Protura Silvestri, 1907
    • Cl. Euentomata Berlese, 1909
        • Subcl. Archaeognatha Börner, 1904
          • Ord. Microcoryphia Verhoeff, 1904
        • Subcl. Zygentoma Börner, 1904
          • Ord. Thysanura Leach, 1815
        • Subcl. Pterygogenea Brauer, 1885
          • Infracl. Odonatopterata Boudreaux, 1979
            • Ord. Odonata Fabricius, 1792
          • Infracl. Ephemerata Boudreaux, 1979
            • Ord. Ephemeroptera Shipley, 1904
          • Infracl. Neopterata Boudreaux, 1979
                • Superord. Polyneoptera Martynov, 1925
                  • Ord. Dyctioptera Leach, 1815
                  • Ord. Isoptera Brullé, 1832
                  • Ord. Orthoptera Olivier, 1789
                  • Ord. Dermaptera DeGeer, 1773
                  • Ord. Embioptera Shipley, 1904
                  • Ord. Phasmida Leach, 1815
                  • Ord. Plecoptera Burmeister, 1839
                  • Ord. Grylloblattaria Bruner, 1915 (=Ord. Grylloblattodea Brues, 1915; =Ord. Grylloblattodea Brues et Melander, 1932)
                  • Ord. Zoraptera Silvestri, 1913.
                  • Ord. Mantophasmatodea Zompro, Klass, Kristensen et Adis, 2002.
            • Superord. Paraneoptera Martynov, 1925
              • Ord. Psocoptera Shipley, 1904
              • Ord. Phthiraptera Haeckel, 1896
              • Ord. Thysanoptera Haliday, 1836
              • Ord. Hemiptera Linnaeus, 1758
            • Superord. Oligoneoptera Martynov, 1925
              • Ord. Megaloptera Latreille, 1802
              • Ord. Rhaphidioptera Navás, 1916
              • Ord. Neuroptera Linnaeus, 1758
              • Ord. Coleoptera Linnaeus, 1758
              • Ord. Mecoptera Comstock, 1895
              • Ord. Siphonaptera Latreille, 1825
              • Ord. Strepsiptera Kirby, 1813
              • Ord. Diptera Linnaeus, 1758
              • Ord. Trichoptera Kirby, 1813
              • Ord. Lepidoptera Linnaeus, 1758
              • Ord. Hymenoptera Linnaeus, 1758

ENLACES RELACIONADOS:

· http://entomologia.rediris.es/mantophasmatodea/index.htmMantophasmatodea (copia en el web sobre entomología de RedIris, España).

· http://gallica.bnf.fr/Gallica: dependiente de la Biblioteca Nacional de Parías, en ella puede consultarse obras como "Systema Naturae" de Linneo y otros textos de entomologos antiguos (como Fabricius, etc).

· http://tolweb.org/tree?group=Hexapoda&contgroup=ArthropodaTree of Life: Arthropoda. · http://www.asa-multimedia.de/ASA Multimedia. Agencia en la que se pueden solicitar imágenes de Mantophasmatodea.

· http://www.linnean.org/The Linnean Society of London.

· http://www.mpg.de/news02/news0208.htmNota de prensa del Instituto Max Plank.

· http://www.mpil-ploen.mpg.de/mpiltcop.htmInstituto Max Plank de Limnología en Plön (Alemania).

· http://www.museum.hu-berlin.de/Museo de Historia Natural de Berlín.

· http://www.nhm.ac.uk/Museo de Historia Natural de Londres.

· http://www.sungaya.de/oz/Sungaya.de: páginas mantenidas por Oliver Zompro sobre Phasmida y Mantophasmatodea.

Redacción BorNet. 14/06/2002.

[Volver al principio]

Información en ...

entomologiaasturias@gmail.com