Mosquitos y Calentamiento Global 18 de Julio de 2001.

       La desaparición de las costas actuales podría no ser el único peligro de un mundo que parece estar calentándose globalmente. Mosquitos como los Tigres asiáticos podrían encontrar satisfactorias las temperaturas más calurosas y empezar a aparecer en lugares donde no se les veía hasta ahora, ayudando a propagar enfermedades.

      Los entomólogos de la University of Florida (ver imagen) han confirmado que, al igual que muchos otros tipos de mosquitos, el Tigre crece y se desarrolla más rápidamente cuando la temperatura aumenta. Por tanto, si el calentamiento atmosférico prosigue, el ambiente se hará más favorable a su expansión, fenómeno que podría afectar a muchas otras especies.

      Los Tigres son nativos del Asia Oriental, pero se han extendido de forma significativa durante las dos últimas décadas. Se ven transportados a otros lugares del mundo por los envíos de neumáticos usados, donde depositan sus huevos. Las regiones más cálidas de Norte y Sudamérica, Europa y Africa ya notan la presencia del mosquito, conocido científicamente con el nombre de Aedes albopictus. Fue detectado pro primera vez en Estados Unidos en 1985.

     Este insecto es famoso por su apariencia, negro con bandas blancas y plateadas. Aunque pequeño, pica de forma agresiva, tanto a humanos como a ganado y a animales salvajes, sobre todo durante las horas diurnas. Su presencia podría considerarse simplemente una molestia si no fuera porque puede transmitir serias infecciones virales.

      En los trópicos, el mosquito transporta la fiebre dengue, que infecta a decenas de millones de personas pero que no suele causar la muerte. Sin embargo, una forma especial de la enfermedad causa hemorragias e infecta a cientos de miles de personas al año, causando la muerte de un 5 por ciento de los afectados.

     En estos momentos, el dengue ya es epidémico en el norte y en sudeste de Brasil. Los científicos tratan de ponerle coto.

      Los investigadores han comprobado en el laboratorio los efectos de las variaciones de temperatura en el ciclo de vida de los mosquitos Aedes albopictus. Han confirmado así que se reproducen más rápidamente cuando el calor aumenta. Las diferencias de temperatura que diferencian a una reproducción lenta de una rápida son precisamente las que se espera que se produzcan durante los próximos años, debido al calentamiento global. Esta situación permitirá la expansión del mosquito más al norte y su supervivencia cuando llegue el invierno.
Información adicional en:

· U. of Florida

[Volver al principio]

Zoología.
Cómo Se Pegan a las Paredes Algunos Insectos
3 de Octubre de 2001.

     Las abejas y ciertos tipos de hormigas tienen una manera especial de caminar sobre superficies verticales o incluso cabeza abajo. Un grupo internacional de biólogos ha estudiado cómo lo consiguen, con la esperanza de encontrar aplicaciones en otras áreas.

      El trabajo de investigación ha sido realizado por Elizabeth Brainerd de la University of Massachusetts, Walter Federle y Bert Höldobler de la University of Würzburg, y Thomas A. McMahon de la Harvard University. Durante el estudio, los científicos obtuvieron grabaciones en video de los insectos intentando avanzar sobre superficies de cristal colocadas en diversas posiciones, y se examinaron las secuencias en busca de pistas sobre cómo lo hacen.

      Los análisis se efectuaron sobre abejas y sobre un tipo particular de hormigas asiáticas. Los órganos adhesivos de estos insectos son bastante diferentes a los de otros animales como los gecos (una familia de reptiles) o la mayoría del resto de insectos, en el sentido de que son mucho más dinámicos.

      Las patas de las hormigas y las abejas son estructuras sorprendentemente complejas. Cada una de ellas, vista a través del microscopio (ver imagen), posee un par de pinzas que parecen los cuernos de un toro, con un pie pegajoso llamado arolium situado entre ambas. Cuando los insectos avanzan sobre una superficie, las pinzas tratan de agarrarse a ella. Si no lo consiguen, se retraen y el pie entra en acción. Este se despliega y se hincha con sangre, saliendo de entre las pinzas y permitiendo que su base adhesiva se pegue a la superficie. El pie se deshincha entonces y se retira. El proceso completo tarda sólo unas décimas de centésima de segundo, y se repite con cada paso que realiza el insecto. El pie, además, segrega un fluido que permite a los insectos adherirse mejor a las superficies planas, de la misma manera que un papel húmedo se puede pegar a una ventana.

      Los científicos han descubierto que el tendón que se ocupa de retraer las pinzas también es el responsable de mover el pie hasta su sitio. Al mismo tiempo, la naturaleza dinámica del arolium proporciona varios niveles de adherencia, dependiendo de la superficie.

     Tal combinación de mecánica e hidráulica ha intrigado a los ingenieros en robótica, que podrían diseñar sistemas diminutos parecidos para su uso en el campo médico. Por ejemplo, para recorrer el interior de los vasos sanguíneos.
Información adicional en:

· University of Massachusetts

[Volver al principio]

16-10-2001
LOS INSECTOS, UN MANJAR EN EL CONGO

       "No sólo de pan vive el hombre" es más que un dicho popular en la República Democrática del Congo (RDC), donde la utilización de insectos como fuente "exótica" de proteínas se está imponiendo rápidamente en las grandes ciudades.
      Comer larvas, gusanos y artrópodos era ya una costumbre tradicional en el interior del país pero se ha convertido en la "nueva ola" culinaria en Kinshasa, aunque sólo de los sectores pudientes, ya que a un precio de hasta 25 centavos de dólar por oruga, un plato de "bichos" no está al alcance de cualquiera. Las 150.000 personas que concurren diariamente al mercado central de la capital congoleña para abastecerse de alimentos frescos siempre pudieron comprar carne de animales salvajes para complementar su dieta basada en frutas, verduras, pollos, cerdos y carneros. Un cocodrilo pequeño -vivo- procedente del río Congo, se vende por unos veinte dólares, mientras que un mono (cuya carne se come ahumada o asada con mantequilla de cacahuete) puede alcanzar los treinta dólares. Los platos más ''suculentos''Sin embargo, estos manjares, hasta hace algunos años "insólitos" para los paladares occidentales, son ahora "tradicionales" frente a la avalancha insectívora en los platillos de la cocina congoleña. El "m'posi" o "dondo" (depende de que el gastrónomo de turno hable los dialectos locales lingala o kikongo), es un insecto de color blanco, grueso como el meñique de un hombre y que pese a reproducirse en la corteza podrida de las palmeras, constituye uno de los platos suculentos más solicitados. Quienes consiguen vencer su aversión, se manifiestan luego agradablemente sorprendidos ante el "extraordinario sabor" del "m'posi", cuya preparación es muy simple. Unos veinte insectos, que no son vaciados de sus entrañas, son inmersos en una cacerola con un poco de agua (algunos "chefs" usan cerveza) mezclada con aceite de palma, en la que se cuecen junto con dos cebollas finamente picadas, un poco de ajo y ají picante. El "m'posi" puede servirse como entrada, sobre pan tostado con manteca y acompañado de cerveza fría, o, como plato principal con pasta de "tshikuanga", raíz de mandioca macerada durante varios días. El ''makelele''Otro insecto comestible, considerado una exquisitez en las provincias centrales de la RDC, es el "makelele", una especie de grillo que vive sepultado en la tierra húmeda de los campos, adonde centenares de mujeres van cada noche de "caza" con bolsas y linternas. El "makelele" se hierve en agua con aceite y se sirve con "moamba", puré de dátiles rojos, rociado con una salsa de hierbas aromáticas silvestres cocinadas con cebolla, tomate y pimientos picantes.       Otra especialidad es el "mbinzo", un plato a base de orugas y cuya preparación lleva horas, ya que hay que lavarlas varias veces para quitarles la tierra y luego hacerles incisiones para que los condimentos penetren y neutralicen su olor y gusto amargo. Agua con sal, mucha pimienta y a fuego lento hasta que el liquido se consuma por completo y quede sólo el jugo de la grasa del insecto; según los expertos en gastronomía nativa, se trata de "un manjar de dioses".


LOS INSECTOS: FUENTE ALTERNATIVA DE PROTEINAS
     En la Conferencia Mundial sobre Alimentos que tuvo como sede a Roma en noviembre de 1974, al declarar que "la mayor hambruna de la historia comenzó ya", el economista agrícola René Dumont señaló el punto clave del destino inmediato del llamado Tercer Mundo, puesto que los países menos desarrollados padecerán esta crisis con más severidad que los demás. En dichos países el creciente espectro del hambre y el penetrante avance de la mala nutrición resaltan con mayores dimensiones.
Centenares de miles han muerto de hambre y muchos más morirán en los años venideros. Un organismo oficial afirmó que esta cifra oscilará entre 50 y 100 millones de habitantes del mundo antes de que se promuevan medidas efectivas para solucionar el problema.
      Más de 100 millones de latinoamericanos padecen hambre o desnutrición, en tanto que en Africa y Asia las cifras son aún más elevadas. No es aventurado, pues, asegurar que, de no adoptar medidas nuevas, cambiar la actitud de la gente y modificar nuestras metas, esta situación puede llegar a tener proporciones catastróficas.
En primer término se impone la necesidad de encontrar nuevas fuentes de proteínas para complementar los recursos agropecuarios clásicos y así satisfacer las necesidades de una población mundial en constante aumento. No hay que olvidar que la producción de alimentos no avanza al mismo ritmo que el crecimiento demográfico.
Es fácil comprender que los insectos pueden contribuir significativamente a conjurar la carestía actual. De ahí que no solo sea importante analizar el porcentaje de proteínas que tienen sino que resulte fundamental saber cuáles son los aminoácidos que integran estas proteínas.
      Los insectos constituyen una ilimitada fuente de proteína animal que está totalmente desaprovechada y que podrá asegurar un consumo alimenticio de acuerdo con los requisitos biológicos para una nutrición aceptable. Esto se podría llevar a cabo mediante la creación de centros regionales en donde se efectuaran cultivos masivos de dichos animales dando prioridad a las zonas que más urgentemente necesitan este alimento adicional.
      Los pocos estudios realizados acerca de la cantidad de proteínas y vitaminas que contienen los insectos, demuestran que poseen una gran riqueza proteínica de alto valor nutritivo y que, aprovechados en forma sistemática, constituyen una confiable fuente de alimentación ya que cumplen con dos características cruciales: ser suficientemente numerosos y ser aceptablemente comestibles.
      Los insectos constituyen un grupo zoológico que ha dominado la Tierra, en la cual forman colosales masas de materia viva. Constituyen las cuatro quintas partes del Reino Animal gracias en buena parte a su gran potencial reproductivo.
Cuando se sabe que son nuestros principales competidores por la comida, la importancia de los insectos se vuelve obvia. Según algunos autores, ellos ingieren cerca de la tercera parte de la comida, parte durante el ciclo de cultivo y parte durante su estado de almacenamiento.
      No es de asombrar que el hombre en general vea a los insectos de una manera negativa, especialmente si se toma en cuenta que son transmisores de numerosas enfermedades y que en la actualidad representan una seria amenaza para la humanidad al obligarnos a hacerles la guerra con productos que están envenenando el ambiente.
      Aún así, en muchas partes del mundo, sobre todo en las regiones en que las condiciones geográficas son adversas, los insectos se utilizan como fuentes de proteínas para la alimentación humana. Por ejemplo, en algunas zonas de Oaxaca, México, la única fuente de proteínas de valor significativo proviene de las hormigas. Esto ocurre también en otros continentes, especialmente en países en vías de desarrollo, donde representan una importante provisión de alimento para los nativos. Incluso hay lugares en que los insectos secos se almacenan en grandes cantidades para contar con comida en los tiempos en que ésta escasea.
      Entre los insectos comestibles se puede citar un gran número de especies. Pero en términos generales es posible incluir, huevos, larvas y pupas de mariposas, escarabajos, hormigas, abejas, avispas, moscas, termitas, libélulas, así como también algunos de sus adultos. Además, es importante mencionar a los chapulines, chinches, piojos y cigarras que, según afirman quienes los han comido tienen un sabor agradable.
     Otro problema que el cultivo de insectos ayudaría a resolver es el de la pobreza de vastas zonas, pues proporcionaría a los habitantes de estas regiones un alimento de alto valor nutritivo y la posibilidad de tener una comida equilibrada con un nivel mínimo razonable de alimentación que le permitirá satisfacer las necesidades nutritivas del cuerpo y lograr una capacidad funcional mayor. Todo esto se traduciría en un mejoramiento de la salud física y mental y del bienestar social y la dignidad humana. Además, influiría considerablemente en el fenómeno migratorio de las áreas rurales a las urbanas.

Extraído de: ELORDUY, J. 1987. Los insectos como fuente de proteínas en el futuro. Edit. Limusa, S.A. México, 2da Ed., 148 p

[Volver al principio]

MÉXICO PROTEGERÁ A LAS MARIPOSAS MONARCA DE LA TALA INDISCRIMINADA DE ÁRBOLES

      Las autoridades mexicanas enviarán a inspectores a los bosques de Michoacán, el estado del centro del país, donde cada año llegan millones de mariposas monarca procedentes de Canadá, para evitar la tala de árboles.
      El director de la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (PROFEPA), José Campillo, ha explicado que en los últimos 70 años se ha perdido el 60 por ciento de la cubierta forestal de los bosques donde invernan las monarca, por lo que se ha decidido tomar medidas urgentes para poner fin a la deforestación. Campillo ha asegurado que "60 inspectores de la PROFEPA, apoyados por agentes de la Policía Federal Preventiva y de la Secretaría de Defensa, vigilarán los alrededores de las reservas de las mariposas para detectar cualquier intento de extraer madera ilegalmente". Millones de mariposas monarca empezaron a llegar a principios de noviembre a los bosques de Michoacán, donde las autoridades mexicanas han declarado como zona protegida cinco reservas, de 54.000 hectáreas, para albergar a los insectos. "Se quiere sellar toda la reserva de la biosfera para evitar el paso de madera talada ilegalmente así como aquella madera" que pueda llevar información o documentos falsos, declaró Campillo. El funcionario también ha confirmado que, desde diciembre pasado, las autoridades han incautado en la zona 2.917 metros cúbicos de madera talada sin autorización. En los últimos años, diversos grupos ecologistas han advertido sobre el peligro que representa para las mariposas la llegada masiva de turistas y la tala indiscriminada de árboles.
Entomología - 06/11/2001MILLONES DE MARIPOSAS MONARCA LLEGAN A SU HOGAR INVERNAL
      Un grupo enorme de mariposas monarca procedentes de Canadá empezaron a llegar a los bosques de Michoacán (centro de México), que se convertirán durante los próximos cinco meses en su hogar invernal. La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) explicó que se espera que este año lleguen a México unos cien millones de mariposas en su tradicional huida de los fríos canadienses. Viajes migratorios de la monarcaLa monarca (danaus plexippus) es una especie protegida y, debido a su curioso ciclo migratorio, fue convertida en símbolo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) vigente entre México, Estados Unidos y Canadá desde 1994. Cada año, estas mariposas abandonan el sur de Canadá a principios del otoño, cuando disminuye la intensidad de la luz solar y se acercan las masas de aire polar, y se desplazan hasta los bosques de oyameles de Michoacán, habitados durante siglos por los indígenas mazahua y otomí. Durante su travesía a lo largo de los 5.000 kilómetros que separan su hogar canadiense, al este de las Rocallosas y los Grandes Lagos, de su refugio invernal, la mitad de las monarca muere de frío o se convierte en manjar de aves y pequeños mamíferos. Sin embargo, un centenar de millones de mariposas, que se desplazan a una velocidad crucero de 120 kilómetros diarios, lograrán llegar a su residencia mexicana, los bosques de pino y coníferas del oeste de Michoacán, donde el Gobierno ha declarado como zona protegida cinco reservas que algunos ecologistas incluso comparan con los centros arqueológicos de Uxmal o Teotihuacán. Santuarios mexicanos para mariposasRosario, Sierra Chincua, Chivatí-Haucal, Cerro Pelón y El Campanario son los cinco "santuarios" que, en un área de 16.100 hectáreas, dan refugio a las monarca, aunque sólo dos de ellos pueden ser visitados. Estos insectos lepidópteros, de apenas un gramo de peso, utilizan los bosques michoacanos, cuya altitud oscila entre los 2.800 y 3.200 metros sobre el nivel del mar, para reproducirse durante el invierno. En estas reservas naturales prevalece un clima húmedo con temperaturas promedio máximas de 22 grados centígrados y mínimas de entre 5 y 7 grados, lo que facilita la reproducción de las monarca. En los últimos años, no obstante, diversos grupos ecologistas han advertido sobre el peligro que representa para estas emblemáticas mariposas la llegada masiva de turistas, la tala indiscriminada de árboles y el uso abusivo de pesticidas en la región.

[Volver al principio]

Información en ...

entomologiaasturias@gmail.com