Los Insectos

CLASE INSECTA

 

ÍNDICE
Primeras consideraciones y morfología externa.

Cabeza

Tórax
Abdomen

Ciclo Vital
Metamorfosis sencilla
Metamorfosis completa
Hipermetamorfosis
Pedogénesis
Partenogénesis
Ovíparos
Vivíparos

La alimentación
Clasificación
Material para colectar insectos. Su preparación y cuidados
Preparación y cuidados
Empaquetado y reblandecimiento

 

       Los insectos presentan, sin lugar a dudas, la mayor variedad de formas y colores que la naturaleza pueda ofrecer. Cuando hablamos con alguna persona sobre insectos, enseguida nos contesta: "¡Ah, coleccionas bichos!", o como dicen en Asturias, "te dedicas a coger mosquitos" (llaman mosquito a todo animalillo que es pequeño). otros los identifican con las molestias que ocasionan, sobretodo, durante el verano. Una visión muy limitada, por cierto. Si nos dirigimos al agricultor, inmediatamente nos habla de las plagas y lo dañinos que pueden llegar a ser. Sin embargo, no debemos olvidar que los insectos forman parte de la cadena trófica y por lo tanto tienen un cometido como todos los demás seres vivos; algunos funcionan como auténticos barrenderos, eliminando y reciclando la materia orgánica que encuentran. Si no existieran o dejaran de existir en algún lugar, es seguro que la cadena trófica sufriría una grave desequilibrio, y antecedentes de algo similar tenemos, hace años, en las praderas australianas donde tuvieron que llevarse grandes cantidades de coprófagos para reciclar los excrementos de la ganadería. Otros son auténticos depredadores, aliados del agricultor, como los carábidos; en fin, podríamos citar cientos de ejemplos sólo conociendo los hábitos de cada insecto, y es por eso, por desconocimiento e ignorancia, que tratamos despectivamente a estos pequeños seres. Todavía tengo impreso en la retina aquella nefasta y desagradable reacción de un niño, que ante los ojos tranquilos y actitud pasiva del padre, pisoteba un hormiguero entre risas y aspavientos. A esto me refiero, la educación viene del conocimiento.
Los insectos (Clase Insecta) pertenecen al gran Filum Artropoda (artrópodos). Los insectos, en su estado adulto (imago) se caracterizan por tener el cuerpo dividido en tres regiones: cabeza, tórax y abdomen.
Cabeza. En ella hay un par de antenas, los ojos y el aprato bucal principalmente. Éste último se divide en mandíbulas, labium y maxilas con palpos. En la cabeza también se encuentran los ojos, que pueden ser sencillos o compuestos.
      Los ojos compuestos están situados a ambos lados de la cabeza. Algunos, sobretodo las larvas, los ojos están reducidos a una simple faceta (omatidio). El número de omatidios puede ser grande, y pueden llegar hasta los 20.000 o más. Por ejemplo, la libélula tienes unos 30.000 omatidios, lo cual le proporciona una visión clara y amplia que seguramente le es necesaria para cazar en pleno vuelo y a altas velocidades.
      Los ojos sencillos (ocelos) son tres órganos que se encuentran entre los ojos compuestos. Son de una sola faceta y están colocados en forma de triángulo sobre la cabeza.
      Las antenas, destinadas al sentido del tacto y del olfato, aparecen de múltiples formas. Se distinguen un cierto número de artejos. En la antena diferenciamos tres partes: Escapo, es el primer artejo; Pedicelo, el siguiente artejo más corto; Fragelo, el resto de la antena.
 Las formas antenales son muy variadas: acodadas, laminada, filiforme, moniliforme, pectinada, plumosa, claviforme...
Tórax. Lo componen tres segmentos: protórax, mesotórax y metatórax (desde la cabeza hacia el abdomen). En cada segmento torácico diferenciamos dos semianillos, uno superior y otro inferior.

 En el protórax tenemos el pronoto (seanillo dorsal) y protesnón (ventral). El mesotórax lo componen el mesonoto (dorsal) y el mesosternón (ventral). Por último, el metatórax, cuyos semianillos son, metanoto (dorsal) y metasternón (ventral). Dos semianillos dorsales -el mesonoto y metanoto- llevan un par de alas cada uno, y los tres ventrales un par de patas cada uno.
  
 Los insectos son exápodos, es decir, tienen tres pares de patas excepto klos ápodos (no tienen patas o son muy rudimentarias). Las partes que distinguimos en una pata típica de un insecto, desde las uñas al abdomen son: tarso (se divide en varios artejos), tibia, fémur, trocánter y coxa (se articula con el cuerpo). Existen numerosas formas de patas según las costumbres de la especie; pueden ser excavadoras, saltadoras, corredoras o marchadoras...
      Las alas son unos órganos que en algunos ayudan a la clasificación de especies, teniendo en cuenta su venación. Suelen ser portadores de cuatro alas; los dípteros tienen aparentemente dos als, pero el segundo par se halla muy reducido, son los balancines. Otros son ápteros (no tienen alas). En algunos insectos, como los coleópteros, el primer par de alas está endurecido por la quitina. Éste sirve como protección del segundo par membranoso.
Abdomen. La última región del cuerpo de los insectos. Por lo general presenta 11 segmentos, aunque el número 11 puede estar atrofiado parcial o totalmente. Los apéndices de los anillos o segmentos 8 y 9 forman los órganos genitales, dispuestos para e apareamiento y en la hembra para la puesta de huevos. Este órgano es por lo general muy importante en la separación de especies (ver "genitalias" en el menú general de la página de presentación). En los insectos adultos podemos distinguir en cada anillo: un tergo o placa dorsal, un esternito o placa ventral, la membrana lateral que conecta el tergo y el esternito, un espiráculo en ambos lados que conecta en el interior con las traqueas. Es por donde respiran. Tienen respiración traqueal.


El Ciclo Vital. La mayoría de los insectos son ovíparos, es decir, ponen huevos perfectamente protegidos por una envoltura externa y una o varias membranas internas, lo que hace que sean impermeables al agua. Los cambios que se producen desde la eclosión hasta el insectos imago o adulto se llama metamorfosis. Entre los insectos podemos distinguir dos tipos de metamorfosis: metamorfosis sencilla y metamorfosis completa.

Metaformosis sencilla. El insecto inmediatamente después de salir del huevo se asemeja al adulto. Pueden apreciarse pequeñísimas excrecencias dorsales que corresponderán a las futuras alas. El desarrollo tendrá lugar a lo largo de sucesivas mudas (ecdisis) hasta llegar al estado imago.

Metamorfosis completa. Comprende cuatro estadíos principales. Primero el huevo, después la oruga que para su crecimiento muda varias veces (ecdisis), luego la crisálida, la cual según especies, se encierran en un capullo perfectamente tejido No todas las larvas o las orugas tejen un capullo), y por último, el insecto imago o adulto.
Hipermetamorfosis: Cuando durante el desarrollo aparecen dos o más tipos diferentes de larvas. Algunos ejemplos se encuentran entre himenópteros parásitos y el orden Estrepsiptera.
Pedogénesis: Con este térmono nos referimos a una madurez precoz. Es una metamoprfosis excepcional, en la que incluso algunas larvas pueden pueden poner huevos o crías.
Partenogénesis: Capacidad de algunos insectos para reproducirse sin fecundación. Los insectos palos es un claro ejemplo, ponen huevos todos los individuos.
Ovíparos: La capacidad de poner huevos. Son la mayoría de los insectos. Pueden colocarlos separados o juntos, algunas veces formando anillos en estrechos tallos o agrupados debajo de una hoja, en el envés.

Vivíparos: Otros insectos, en lugar de poner huevos, depositan las crías directamente. Los huevos permanecen en la vagina, madurando, y eclosionan cuando van a ser depositados.

 

La alimentación.
      Existe una amplia variedad en los hábitos alimenticios de los insectos. Mencionamos los siguientes:
Saprófagos: Se alimentan de animales muertos.
Coprófagos: Se alimentan de estiércol.
Necrófagos:
Se alimentan de la carroña.
Taladradores de hojas.
Comedores de raíces.
De tejidos de animales y de vegetales secos.
Fitófagos:
De plantas, herbívoros.
Xilófagos: De la madera.
Micetófagos: Comedores de hongos.
Depredadores: Comedores de animales pequeños, carnívoros.
Entomófagos:
Que comen a otros insectos.

Subclase APTERIGOTA
Orden
Collembola


Protura


Diplura



Tisanura


Subclase PTERIGOTA
Exopterigota (Hemimetábolos)
Orden
Efemeroptera

Insectos de 1 a 4 cm. con cuerpo delgado. Tienen tres cercos caudales. El adulto tiene una duración de vida muy corta (de ahí el nombre de efémera "efímero", duración muy pequeña), Generalmente con las piezas bucales atrofiadas. Las alas posteriores se encuentran muy reducidas o ausentes. Al final de la muda final, el insecto no presenta todavía todos los caracteres del adulto. Su larva es acuática.


Odonata


Son insectos carnívoros. Ojos grandes y abdomen muy alargado.. Larvas acuáticas, las cuales están dotadas de una máscara presil que le sirve para capturar las presas. El adulto vuela muy rápido cazando a sus pequeñas presas.


Plecoptera


Son insectos con desarrollo hemimetábolo, con largas antenas. Al final del abdomen tiene dos largos cercos filiformes. Las larvas son acuáticas y carnívoras.


Orthoptera

Insectos paurometábolos frecuentemente fitófagos. Pronoto grande y cubre los lados. Las alas anteriores son más resistentes y las posteriores membranosas. El tercer par de patas está adaptado al salto. El macho posee un órgano estridente.


Phasmida

Son insectos paurometábolos de tamaño medio y delgado. Imitan ramitas secas y verdes.


Dermaptera


Insectos apurometábolos, alargados, con alas anteriores reducidas a una pequeña placa (braquiélitros); las posteriores se repliegan bajo las anteriores; los cercos tienen forma de pinzas. La hembra tiene un comoportamiento muy maternal, cuida de los huevos y de las crías recién nacidas.


Embioptera

Alas idénticas y con vello. Las hembras son ápteras y se reproducen a menudo por partenogénesis.


Dictyoptera


Cuerpo alargado y cabeza triangular. Primer par de patas está transformado en patas espinosas: Son carnívoros.


Isoptera

Insectos paurometábolos sociales. Cuerpo blando. Forman colonias muy numerosoas con castas. Se alimentan de madera digerida por flagelados que viven en su tubo rectal. Construyen termiteros y provocan destrozos en la madera.


Psocoptera


Insectos micrópteros o ápteros. Son alados. Son insectos paurometábolos. Se les llaman psócidos, piojos de libros, de cortezas...

Phtirápteros
Mallophaga



Anoplura


Insectos ápteros, cabeza reducida, cuerpo aplastado y con las extremidades terminadas en ganchos. Subórdenes: Malófagos (falsos piojos) y Anopluros (verdaderos piojos).


Hemiptera

Los heterópteros; parte anterior del primer par de alas está engrosada formando el córium, mientras que la parte terminal es membranosa (hemiélitros). Existen formas terrestres y acuáticas. Suborden Hydrocorisus (chinches de agua): antenas cortas, disimuladas; por lo general predadores. Pertenecen la Nepa, notonecta...Suiborden Gymnoceratus: antenas libres y salientes. Las formas acuáticas son generalmente predadoras (hidrometra), las formas terrestres (Geocorisos) son denominados comunmente chinches.. Chinches de la madera (fitófagos), de la cama (parásitos), parásitos de vertebrados...

Los homópteros son suptores de savia. Alas homogéneas, en reposo, dispuestas en tejadillo por encima del cuerpo. Pertenecen las cigarras, cicádidos... Actualmente algunos los consideran un orden diferente (Homoptera).


Thysanoptera

Son insectos muy pequeños, entre 1 y 2,5 mm. Alas bordeadas con flecos, piezas bucales picadoras-suctoras, en general fitófagos. Aunque son exopterigotos, su desarrollo es complejo con fases de diapausas. Mowscas de tormenta.


Subclase PTERIGOTA
Endopterigota (Holometábolos)
Orden
Neuroptera

Parecidos a las libélulas, solo en la forma externa. Alas cuyas nerviaciones se bifurcan hasta el borde del ala. Larvas terrestres y predadoras. Pertenecen las crisopas, con los dorados ojos, las hormigas leones cuya larva se entierra en el fondo de un hoyo bien preparado donde es fácil que resbalen las hormigas y pequeños insectos...


Mecoptera


La cabeza se prolonga hacia abajo terminando en una especie de morro, en el extremo del cual se encuentran las piezas bucales trituradoras. La mosca escorpión pertenece a este grupo.. El abdomen del macho, en la mosca escorpión, lleva un aparato copulador hinchado y recurvado hacia adelante.


Lepidoptera


Se caracterizan por sus dos pares de alas membranosas, cubiertas de pequeñas escamas coloreadas. Su tamaño varía desde algunos milímetros hasta más de 30 cm. Aparato bucal de tipo lamedor-chupador está formado por una espiritrompa más o menos larga con la cula absorven el néctar. Las orugas son fitófagas. Hay dos grupos, los Ropalóceros (diurnos) y los Heteróceros (nocturnos).


Tricoptera

Alas cubiertas de pelos; las larvas son acuáticas y generalmente viven en una especie de capullo que fabrican con sefda y trocitos de piedras y restos vegetales.
Diptera

Alas posteriores reducidas a pequeños balancines (alterios). Distinguimos dos subórdenes: Nematóceros (mosquitos) y Braquíceros (moscas).

Siphonaptera

Hymenoptera

Alas mrembranosas y dotadas de un dispositivo de enganche. El primer segmento abdominal está fusionado al tórax. Las larvas tienen la forma de orugas ápodas. Subórdenes: Sinfitos (mosca de sierra), Tenebrantes y Aculeatos (hormigas y los apócritos, abejas y avispas)


Coleoptera

Es el mayor orden del reino animal, con casi 300.000 especies. Se caracterizan por tener un par de alas anteriores quitonosas, duras (élitros)que protegen a otras dos posteriores membranosas y con las que pueden volar. No todos vuelan, y algunos tienen los élitros fusionados, otros los élitros están muy reducidos. Los hay terrestres y acuáticos como os ditiscos. El aparato bucal es del tipo triturador; Subórdenes: Adéfagos (carabos, calosomas, ditiscos...), Polífagos (melolóntidos, lucanos, luciérnaga, mariquita, gorgojos...), Arcostomados y Myxófagos.

[Índice]


Strepsiptera

Insectos parásitos cuyas alas posteriores están transformadas en balancines con forma de mazas. Las alas anteriores tienen forma de abanico. Sólo los machos pueden verse, pues las hembras viven en el interior del cuerpo de otros insectos, en donde nacen las larvas, que buscan un nuevo huésped.

Material para colectar insectos. Su preparación y cuidados.



Material

      Según el tipo de insectos que vayas a capturar así deberá ajustarse el material. Tanto para insectos voladores como para aquellos que se encuentran en las herbáceas es interesante manejar un cazamariposas. El diámetro debe de ser amplio para asegurar la captura. Pa ra la recogida de insectos en las plantas herbáceas emplearemos un cazamariposas o manga (manga de barrido) de diámetro normal y resistente, pues lo utilizaremos arrastrándolo por entre las hierbas. Otro tipo similar de manga se utiliza para rastrear las algas y plantas acuáticas. Lo importante de estas mangas es que sean ligeras y fáciles de manejar, y también de diferentes largos. El tul debe resistir los engorrosos enganches en plantas espinosas como zarzas.

      Para los insectos muy pequeños es útil un aspirador que nosotros mismos podemos fabricar. ¿Y qué hacer con las orugas de los árboles? Resulta muy útil colocar una sábana blanca alrededor del tronco. Las orugas quedarán al descubierto cuando pasemos por allí y veamos sus excrementos. Es una manera de determinar su existencia, no de atraparlos.      Por la noche las capturas serán diferentes. Tendremos que tener un grupo electrógeno o una batería (para trampas portátiles), una bombilla de vapor de mercurio, u otras de diferentes longitudes de onda, y varias sábanas blancas. Colocamos la bombilla y alrededor de ella las sábanas, La bombilla deberá estar elevada al menos un metro o dos. Luego tan solo es esperar a la llegada de las especies.

      Los cebos son también interesantes, pero, en ocasiones, poco selectivos. Debemios extremar las precauciones para no llegar a excedernos en las recogidas de insectos. Tenemos que tener siempre presente para qué lo hacemos y cuánto material necesitamos en nuestro objetivo. Las largas series de insectos en una caja no siempre es útil, ni mucho menos científico. Los cebos pueden ser frutas fermentadas, vinagre, vino fermentado (algunos lo prefieren al vinagre, e incluso utilizan un vino en especial), mermeladas, licores... Estos cebos se colocan de diferentes maneras: en vasos de plástico, untando troncos de árboles, suspendidos en una rama...según a quienes vayan dirigidos.

 

 [Índice]

 

Preparación y cuidados (su conservación)


       Antes de comenzar este capítulo, sería prioritario señalar que los insectos que se recogen sólo deben servir a la ciencia y por consiguiente al conocimiento de ellos en todas sus dimensiones, y nunca con el afán -absurdo- de llenar cajas y cajas de colecciones sin sentido.

      Cuando llegamos a casa con nuestros insectos colectados, lo haremos en frascos con corcho impregnado en acetato de etilo, o bien con papeles absorventes impregandos del mismo líquido. Esto si se trata de coleópteros. Pero para las mariposas, si son diurnas será conveniente una cierta destreza que con la experiencia no tiene que dar lugar a sorpresas desagradables. Después de atrapar una mariposa diurna se coge con sumo cuidado y con los dedos índice y pulgar se oprime el tórax durante unos segundos, tiempo suficiente para "dormir" al ejemplar. A continuación conviene introducirlo en un triángulo de papel con los datos de captura: lugar, localidad, provincia, y la fecha completa. En nuestra ficha general podremos ampliar la captura de todos los ejemplares con un mayor detalle del tiempo y meteorología, así como la hora.
      Si hablamos de mariposas nocturnas, entonces el procedimiento es más laborioso, o al menos necesita de más materiales. Podemos utilizar una geringuilla estrecha y una fina aguja para inocular, en el tórax, una vez atrapada la mariposa nocturna entre la red del cazamariposas, amoniaco (no conviene inyectar alcohol porque más pronto o más tarde puede aparecer grasa sobre el cuerpo de la mariposa preparada -un apunte de Yela, J.L. ; gracias), con lo cual expirarán rápidamente sin casi dolor. Otro procedimiento sería el emplear frascos de boca ancha y de altura mediana en los cuales introducimos un dedo de serrín muy fino y un dedo y medio de escayola. Se agujerea finamente la escayola y se introduce por ellos acetato de etilo. Cuando las mariposas nocturnas - pequeñas y medianas- caen en la sábana blanca preparada como trampa de luz, se recogen con cuidado en el frasco y se tapa. Conviene llevar varios frascos.

      Con el material de recogida nos dirigimos a casa y los colocamos en algún lugar a la espera de irlos extendiendo. ¿Dónde guardarlos? Podríamos dejarlos en un lugar seguro bien etiquetado. Más adelante cuando fuésemos a manejarlos tendríamos unos insectos duros y por lo tanto frágiles. Para darles la elasticidad de un principio habrá que reblandecerlos, es decir, hidratarlos. Esto se hace con unas sencillas tarteras de plástico. Una de ellas más grande que se llenará de agua un dedo y sobre este agua (dentro del primer recipiente) colocamos la siguiente tarte mucho más pequeña. En esta introducimos los ejemplares a reblandecer (no se tapa). Antes de colocar la tapa a la tartera principal (a la grande) sería muy conveniente echar un chorrito de acetato de etilo al agua para evitar que el moho pueda aparecer. Se tapa y a esperar unos días.

 

 [Índice]

 

      Si no quieres esperar tanto, entonces lo mejor es que los ejemplares capturados los congeles el mismo día. De esta manera cuando los necesites estarán rápidamente como recién cogidos. Ahora es el momento de extenderlos y para ello necesitaremos algunas cosas. Por lo general, con una plancha de corcho blanco y unos alfileres normales nos apañaremos. Antes necesitaremos otros alfileres propios para la entomología, los tienes de diferentes grosores. Suelen ser negros con la cabeza dorada y los puedes comprar en tiendas especializadas. Con estos alfileres pinchamos al insecto debidamente, si es un coleóptero conviene hacerlo en el primer tercio del élitro derecho. Si no es muy grande, me refiero a tamaños apartir de los 7 cm. o más, es mejor pegarlos en cartulinas especiales para ellos, queda más limpio, el inconveniente es que la parte ventral queda oculta, pero para ello también existen otros procedimientos.
      Para las mariposas y otros insectos alados es diferente. Necesitamos extendedores donde colocaremos al ejemplar con las alas, o el ala, extendidas. Ver la imagen:

      Ya sólo nos queda decir que una vez colocados los ejemplares en las cajas adecuadas y perfectamente etiquetados (es imprescindible que cada ejemplar lleve abajo pinchado por la aguja una ficha con los datos básicos: localidad, país, fecha y colector. En fichas a parte o en una base de datos informática es necesario apuntar el resto de los datos que darán cuerpo a nuestra paciente colección científica) deberemos cuidar de que los Antrenus no entren y nos hagan un desaguisado. Por eso conviene tener en cada caja entomológica alguna sustancia que los preserve. Existen muchas en el mercado y cada entomólogo elige la que mejor le guste. Desde la esencia de mirbana a las bolitas de alcanfor, pasando por congelar las cajas y descongelarlas. En fin, yo utilizo las bolitas antipolilla de cruz verde o las pastillas de orion. Hay quienes no les gusta por dejar una fina película sobre los ejemplares, que no se ve ni parece que estropee los colores (es mi opinión). Lo cierto es que su eficacia es notable y bien demostrada. Difícilmente un Antrenus podrá entrar en una caja tratada con estos antipolillas.

 

     Para empaquetar las mariposas dispondremos de un triángulos de papel vegetal con el tamaño adecuado a cada ejemplar. La mariposa ha de plegarse con las alashacia arriba, es decir, el envés de las alas o la zona superior de las alas tiene que quedar protegida. De esta manera se introduce en el triángulo de papel junto con los datos de captura completos y el nombre del colector. . Todos los triángulos que tengamos se colocarán en una cajita con una bolita de alcanfor para evitar la entrada de Antrenus.
      Para los coleópteros prepararemos cartulinas duras y encima colocaremos papel higiénico, nunca algodón, pues las uñas de los insectos se enganchan y podríamos tener algunos percances. Despues se colocan los insectos o el insecto encima y se cierra con celofán transparente. A lo lados se grapa y ya está. Habremos tenido la precaución de colocar primero en el interior y en la parte posterior de la cartulina los datos completos de captura y el colector, de manera que quede visible.
      Cuando queramos extenderlos los encontraremos totalmente endurecidos, deshidratados, por lo que será necesario reblandecerlos, y para ello lo mejor será hacernos de una tartera de plástico, redonda o cuadrada, pero muy amplia. Le pones un dedo de agua y unas gotas de acetato de etilo (tres o cuatro, para evitar que salga el moho si se te olvida y lo tienes varios días, además acelera el reblandecimiento). Para evitar el moho, también es bueno colocar unos cristales de fenol. Después encima del líquido, que ha de ser poco, colocas otra tartera más pequeña y menos alta que la primera. Dentro de esta pequeña tartera colocas debidamente los insectos a reblandecer. Las mariposas no las saques del triángulo, simplemente deja el triángulo algo abierto, y los coleópteros, si están empaquetados, no los saques, solo ábrelo un poco. Y ya está. Al cabo de tres días lo miras y si no estás convencido déjalo más tiempo. Como lleva acetato de etilo o los cristales de fenol puedes dejarlo toda una semana y aseguras su buen reblandecimiento.
       No obstante, últimamente, lo más cómodo es el congelarlos.
Información en ...