Francisco Huerta Martín

Cuéntanos como comenzaste en el mundo de la entomología.

      La entomología la conocí de manera indirecta. En mi etapa Universitaria, eso data del año 1979, yo cursaba 5º año de Ciencias Químicas. Por aquellas fechas mantenía un bonito noviazgo con quien ahora es mi esposa, MariPaz Ella como buena Bióloga estaba muy preocupada por la zoología y una de sus preocupaciones era la colección de entomología que tenía que entregar en la cátedra correspondiente para poder aprobar la asignatura.
      El amor me hizo ayudarla en tan grata tarea y yo era el encargado de coger, de atrapar todo bicho de seis patas que se cruzase en mi camino. Esto no quedó aquí, en mi afán por ayudarla, empecé a aprender a preparar y extender los insectos para poderlos identificar más tarde, cosa que también tuve que hacer.
      Una modesta colección de insectos y el amor a una estudiante de Biología que más tarde se convertiría en Bióloga y profesional de la docencia, me hizo tomar contacto con este apasionante mundo de la entomología.
      Así es como empecé. Más adelante tuve la fortuna de conocer, por casualidad, en la antigua biblioteca de entomología del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, a mi querido amigo Manuel Ortego Gamboa, del que hace ya años no podemos disfrutar de su presencia, por culpa de un maldito accidente de moto. Las casualidades de la vida hicieron que Manuel y yo fuéramos vecinos en la misma casa, por lo cual tuve a mi alcance a un gran entomólogo que en cualquier momento podía reolver mis dudas.
      Manuel Ortego me inició en las sociedades entomológicas. Por mediación de él conocí el Grupo Entomológico de Madrid, al cual pertenecí hasta su disolución. Actualmente pertenezco a la Asociación española de Entomología, a la Asociación Europea de Coleopterología y a la Sociedad Entomológica Aragonesa.

      ¿Qué trabajos o estudios has realizado hasta el momento?

      No creas que soy muy laborioso, más bien se podría decir que un poco vago. La primera publicación se realizó junto con dos colegas y amigos, J.M.Crespo y J.M.Huelves, sobre la presencia de Eupotosia mirifica y Cetonischema aeruginosa en la Península Ibérica. Estos bellos cetónidos llamaron mi atención y como consecuencia empecé a estudiarlos con más detenimiento, siendo hoy día uno de los temas de estudio.


(ZAPATERI, Revista. Aragón. ent., 5, 1995:75-80)


      Otro de los trabajos es la descripción de cinco casos teratológicos en Coleóptera Scarabaeoidea, publicado en el boletín de la Asociación Española de Entomología. También en esta sociedad publiqué una pequeña nota sobre la presencia del cerambícido Phoracanta recurva en la zona centro peninsular.


Boletín Asoc. esp. Ent., 25 (1 - 2): 2001 97 - 102


      Hay en prensa un artículo titulado "Nuevas caprturas de Cetonischema aeruginosa (Drury, 1770) y datos de la población de Cetoniinae en la localidad de Piedralaves, Ávila. (Cloleoptera, Scarabaeoidea, Cetoniinae)", que creo que saldrá publicado en el número 29 correspondiente al mes de diciembre del Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa.

      ¿Actualmente te hallas inmerso en algún proyecto entomológico?

      En la actualidad prosigo mis investigaciones de cetónidos, larvas e imagos, y trato de poner en orden la base de datos perteneciente al material que poseo, sobre todo en lo que respecta a los Carabidae, que gran parte de ellos están sin determinar.

      ¿Cómo valoras o ves la investigación entomológica en España?

      Soy muy optimista. Está tomando un impulso muy grande gracias a importantes entomólogos llenos de entusiasmo, unos desaparecidos por desgracia y otros que aunque jóvenes no por ello falto de conocimientos, están subiendo a la entomología española en el lugar que se merece en el panorama científico mundial. El único punto negro que veo es la gran dificultad que a veces se tiene para la investigación en el campo, por la cantidad de barreras burocráticas que se tienen que salvar debido a algunas leyes proteccionistas mal entendidas.

Muchas gracias, amigo Francisco.

29 - Noviembre - 2001

Información en ...