D.FRANCISCO DE PAULA MARTÍNEZ Y SÁEZ

     Nació en Madrid, el 30 de Marzo de 1835. Comenzó su carrera en Madrid logrando a los veintiún años el título de licenciado en la Facultad de Farmacia y el de doctor en Ciencias Naturales. Fué nombrado ayudante de las cátedras de esta Sección en la Universidad Central, donde trabajó notablemente en el arreglo y clasificación de las cloecciones de vertebrados que existían entonces en el Museo de Historia Natural. Desde aquel momento su dedicación al mundo natural y al de la entomología fue aumentando hasta abarcar el resto de su vida.

      Fué nombrado por oposición Catedrático numerario de Historia Natural enm el Instituto de Teruel, desde el que pasó más tarde a los de Oviedo y Jerez. Por aquella época, el Gobierno español determinó nombrar una comisión que hiciese exploraciones y estudiase todo lo referente a las Ciencias Naturales en la América meridional.. El profesor Martínez fue uno de los designados, propuesta que aceptó con entusiasmo. Durante los tres años y medio que duró la excursión llevó a cabo una gran cantidad de trabajos científicos a los cuales se suma la colección que entregó al Museo de Ciencias Naturales de Madrid. Pero relatemos parte del viaje: La Comisión embarcó en Cádiz el 10 de agosto de 1862 en la fragata de guerra Nuestra Señora del Triunfo, la cual, junto con otros barcos, estaba destinada a visitar diferentes puertos del Pacífico. Antes de llegar a su objetivo, icieron escala en Canarias y en San Vicente de Cabo Verde, donde recogieron plantas e insectos. El 9 de septiembre llegaron a San Salvador, en el Brasil, donde nuestro insigne científico permaneció un mes. Más tarde pasó a Río de Janeiro, donde estuvo algunas semanas, reuniendo material, sobretodo de vertebrados. El 6 de diciembre fondea en Montevideo, donde permaneció hasta el 16 de Enero de 1863, donde realizó numerosas incursiones por las márgenes del río de La Plata.

      La Comisión decidió dividirse en dos grupos, para abarcar mayor campo en la investigación. Unos marcharon a Chile, atravesando el continente por tierra, desde la costa del Atlántico a la del Pacífico, por el paralelo 33°; y los otros se dirigieron al mismo país, pero embarcados. D. Francisco fue de estos últimos, y el 16 de Enero embarca en Montevideo en la fragata Triunfo, pasa el estrecho de Magallanes y visita diferentes localidades de Patagonia, viviendo algunos días en una de las tribus que habitaba la costa. Luego marcha a las islas Malvinas, donde permanece hasta el 9 de abril. Allí llevó a cabo interesantes observaciones y colectó peces, crustáceos e insectos, los cuales se perdieron en su mayoría por asuntos internos del barco. Llega a Chile donde queda dos meses recorriendo diferentes localidades; visita Valparaíso, Santiago y Copiacó, y el desierto de Atacama. Aquí, D. Fernando Amor, uno de los comisionados, contrajo una mortal enfermedad. D. Francisco no estuvo exento de recaídas a causa del clima, pero fue sobreponiéndose a ellas.

      Desde Chile se dirige al Callao y más tarde a San Francisco de California, regresando, al final, a Chile, donde se reune con los restantes compañeros. En Octubre de 1864 se reunieron en Guayaquil. Solo cuatro de los nueve que comenzaron las excursiones pudieron emprender esta nueva etapa científica: los Sres. Martínez, Espada, Isern y Almagro. Consistía en atravesar América de Sur por el paralelo 2° de latitud meridional, desde Guayaquil, en el Pacífico, hasta Gran Pará, en el Atlántico. Empresa difícil y temerario por aquellos entonces. Llegaron a Quito, atravesaron los Andes, se dirigieron al río Napo, visitaron el volca´n Cotopaxi, y el 24 de agosto llegaron a Tabatinga, en la frontera brasileña, por el río Marañón. Aquí descansaron algunas semanas y a la espera de que el Gobierno español enviase algunos recursos que no llegaron. Se encontraban casi enfermos y semidesnudos, sin comida ni dinero. Por fortuna, un comerciante es`pañol de Tabatinga les consigue pasaje hasta Gran Pará en el vapor de Icamaba. Allí llegan el 12 de Octubre. Desde allí regresan a Madrid el 18 de Enero de 1866. Las colecciones que recogió D. Francisco sumaban más de 3.000 ejemplares.

      A su vuelta fue nombrado catedrático supernumerario en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central, y agraciado, con una encomiendade la Real Orden americana de Isabel la Católica. El 30 de Marzo de 1872 ocupó la Cátedra de Zoografía de Vertebrados, en la misma Facultad.

      Fue un observador profunda, detallista y muy minucioso, condiciones que le llevaron a ser un buen clasificador. Como consecuencia de sus profundos estudios nos dejó las siguientes publicaciones, enotras, que menciono:

  • Nota sobre mamíferos americanos.
  • Vertebrados de Fernando Poo y el Golfo de Guinea.
  • Apuntes de un viaje por el Sahara occidental. Reptiles y Mamíferos.
  • Variedad negra del zorro común (Canis vulpes L.), procedente de Cuenca.
  • Nota sobre tres ofodios de Filipinas, regalados por D. Luis María Portilla.
  • Observaciones sobre un ofidio de Nueva Granada, remitido al Museo de Madrid.
  • Noticia de algunos mamíferos de España y América.
  • Noticias sobre reptiles, anfibios y peces del Amazonas, adquiridos por el Museo de Madrid.

      En cuanto a la entomología, fue un gran estudioso y un verdadero especialista, sobretodo en cuanto a los coleópteros de España. Para llevar a cabo sus observaciones recorrió toda la Sierra de Guadarrama, la serranía de Cuenca, la Sierra de Gredos, Sierra Nevada ... y otras muchas localidades. Siempre incansable. Reunió más de 8.000 coleópteros, la mayor parte españoles. Algunas de sus publicaciones entomológicos fueron:

  • Datos sobre algunos coleópteros de los alrededores de Cuenca.
  • Descripción de los coleópteros de España.
  • Lista de los himenópteros hallados en España y determinados por L. Dufour.
  • Descubrimiento en Menorca de Saprinus cruciatus F.
  • Coleópteros de España, recogidos por D. Máximo Laguna.
  • Nota sobre Dorcadion de España.
  • Datos para la entomología de España.
  • Coleópteros de España y Norte de África , recogidos por el Sr. Bolívar.

      Muchos más fueron sus publicaciones y estudios realizados. Hombre de gran humildad, con una modestia sin límite y sin ambición material. Posiblemente por ello no alcanzó el verdadero relieve que se mereció. Persona sencill, humilde, como digo, bondadoso y sencillo.

     BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA. TOMO VIII. 1908 (pp.-208-215) 

Información en ...